NOTICIAS / EVENTOS

El pasado 16 de abril entró en vigor el RD 235/2013, de 5 de abril por el cual todos los edificios, viviendas y locales que quieran ser arrendados o vendidos, han de disponer de un certificado de eficiencia energética obligatorio a partir del día 1 de junio.

El certificado, además de la calificación energética del inmueble, dará información sobre las mejoras que pueden introducirse, tanto en aislamientos como en instalaciones, y los plazos de amortización, según los ahorros energéticos que se puedan alcanzar. Los que comercialicen sus viviendas sin este certificado se exponen a sanción.

La obligación de la certificación energética se extiende a los edificios de nueva construcción, los edificios o partes de edificios existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario, siempre que no dispongan de un certificado en vigor y los edificios o partes de edificios en los que una autoridad pública ocupe una superficie útil total superior a 250 metros cuadrados y que sean frecuentados habitualmente por el público.

A partir de ahora será obligatorio poner a disposición de los compradores o arrendatarios de edificios o de partes de edificios un certificado de eficiencia energética, que otorgará al edificio o a la parte del mismo en cuestión, una calificación, denominada clase energética, a la que corresponderá una letra, A para la más eficiente y G para la menos, y que tendrá una validez de 10 años.

Para obtener la certificación energética de los inmuebles, los ciudadanos deben recurrir a un técnico competente en esta materia, ya sea un ingeniero o arquitecto, habilitado para la redacción de proyectos de dirección y ejecución de obras o para la realización de proyectos de sus instalaciones térmicas.

Posteriormente, y antes de que transcurra un mes desde la expedición de dicho certificado, será necesario comunicarlo a la Comunidad Valenciana a través de la AVEN (Agencia Valenciana de la Energía).

Más información:

solicitud@ceduval.com  /  960 654 907 air max blancas